Los Cultos de los Viernes

lamamos "Los Cultos de los Viernes" a nuestro semanal encuentro en oración a los pies de las benditas Imágenes de nuestros Sagrados Titulares. Tal y como reza en este Ejercicio de piedad al comienzo de la primera de las oraciones al Stmo. Cristo de la Buena Muerte, a Él nos dirigimos.

"…en este rato de compañía de todos los viernes para desagraviarte por nuestros pecados y por los del mundo entero; ' para pedirte por nuestras familias y por nuestras cosas; para darte gracias por los innumerables beneficios que recibimos constantemente de Ti…"

En todo momento y desde cualquier lugar, puede uno dirigirse a Dios en oración: en la intimidad de tu casa, desde el trabajo, durante un trayecto…; y ante cualquier ocasión que se nos presente, ya sea alegre o triste, solemos acudir a Dios para darle gracias o implorar su protección y auxilio. Pero Nosotros, los cofrades de esta Hermandad, tenemos la gran suerte de contar con nuestros queridos y benditos Titulares; y a través de Ellos, sabemos dirigirnos a Dios para exponer en silencio y con plena confianza todas nuestras culpas, bien ante Jesús Crucificado, o solicitando el amparo e intercesión de nuestra Madre, La del más Dulce de los Nombres.

Y de manera especial contamos con nuestra cita semanal en "Los Cultos de los Viernes". Las oraciones, unas cantadas por todos los asistentes (como el acto de contrición al comienzo y la Salve en castellano al final) o bien las distintas oraciones y letanías realizadas por todos, son un público testimonio de oración común. Estas oraciones se redactaron en el año 1958 por nuestro Hermano Juan Manuel López Quevedo, quien con posterioridad fuera ordenado sacerdote y trasladado a Argentina, ejercitando allí su Sagrado Ministerio. Juan Manuel, por aquél entonces compañero de trabajo de un estimable número de cofrades, realizó una importante labor de apostolado en nuestra Hermandad y, con conocimiento real y profundo de las circunstancias personales del grupo - orígenes laborales, familiares, de amistad, de unión, etc… - llevó a los textos de estos rezos todavía hoy presentes, muchas expresiones referidas tanto a aquellas nuestras maneras de ser, como a los anhelos e ilusiones que ya apuntábamos; especialmente en los primeros rezos que los viernes celebrábamos en nuestra Sede Canónica en la Capilla del Patronato Católico Ntra. Sra. de la Merced, aún sin contar todavía con la imagen de nuestro Bendito Titular, el Stmo. Cristo de la Buena Muerte.

Con la llegada en 1964 de la Imagen de la Stma. Virgen del Dulce Nombre, el sacerdote dominico R.P.D. Ignacio Rodríguez Fernández compuso, por requerimiento nuestro, una oración especial para Ella, en consonancia con el Ejercicio de piedad que venimos relatando, y que desde entonces forma parte de él.

Tras la donación a la Hermandad de la talla de San Juan Evangelista, la Junta de Gobierno se planteó incluir en los Cultos de los Viernes una oración dedicada al Apóstol joven. Esta oración fue encargada a nuestro Hermano y durante muchos años Director Espiritual de la Hermandad, R.P.D. Francisco García Román; quien también tuvo a su cargo la actualización de los textos que conforman nuestro libro de Cultos. Esta actualización de textos y la oración a San Juan Evangelista nos acercan cada viernes a nuestras Benditas Imágenes desde el mes de marzo del año 2002.

Precisamos ejercitar junto a estas vivencias y dar el testimonio de cofrades unidos por la fe de un mismo Dios. Y también por medio de la oración común se haga realidad nuestro anhelo de un compromiso cofrade y cristiano ante la sociedad en general.

En nuestros Cultos, hablando juntos a Dios, descubrimos la realidad de nuestra filiación: Dios es nuestro Padre. Y Jesús, su Divino Hijo y Primer Hermano Mayor, el que veneramos bajo la advocación del Stmo. Cristo de la Buena Muerte; nos encomendó que al rezar lo hiciéramos comenzando así: "Padre nuestro que estás en el cielo…". En nuestro Ejercicio semanal damos cumplimientos a su encargo por tres veces. Aprovechemos estas ocasiones siempre que nos sea posible, y dispongámonos a acudir a nuestra Hermandad a los "Cultos de los Viernes".