"Sí a la Vida"

nión de Hermandades de Jerez.

Reunidos en Pleno Extraordinario los Hermanos Mayores agrupados en la Unión de Hermandades de Jerez de la Frontera, proclaman por unanimidad su compromiso con la vida y su oposición a la Ley del Aborto. En coherencia con dicha proclamación acuerdan y suscriben las medidas siguientes.

1. Incluir en todos los escritos de las Hermandades de Jerez la leyenda “SÍ A LA VIDA” debajo del lugar que ocupe la designación se sus sagrados titulares. Igualmente en todos sus escritos del Consejo, debajo de Unión de Hermandades de Jerez, reproducirá la leyenda dicha.

2. Encargar la confección de colgaduras con la leyenda “TENGO DERECHO A NACER – SÍ A LA VIDA” que serán repartidos entre las Hermandades y entidades que así lo soliciten.

4. Incluir en las caras internas de portada y contraportada de la Guía Oficial de la Unión de Hermandades de este año la leyenda “NO AL ABORTO – SÍ A LA VIDA”.

5. Constituir Un fondo económico destinado a la protección del “no nacido, no deseado” que sirva para formar a los futuros padres y madres, así como para auxiliarles con ayudas de todo tipo, a fin de que puedan superar los obstáculos que puedan presentarse antes y después del nacimiento. Se propondrá a los Presidentes de Consejos de Hermandades correspondientes a cabeceras de la Diócesis su adhesión al fondo de referencia así como concertar la forma en que debe administrarse el mismo.

6. Promover la lectura, antes de la salida de las Hermandades, de la oración que Juan Pablo II dedicó a la defensa de la vida del concebido no nacido.

7. Promover la reunión de todos los Presidentes de Consejos correspondientes a ciudades donde tenga residencia Diócesis andaluzas para la elaboración de un manifiesto conjunto contra el aborto y a favor de la vida.

8. Promover conferencias y reuniones formativas donde se conciencie sobre el derecho a la vida y la inadmisibilidad del aborto.

En Jerez de la Frontera, a 23 de Marzo de 2009

Oración por la Vida

¡Oh María!, Aurora del Mundo Nuevo, Madre de los que viven, a ti confiamos la causa de la vida: mira, Madre, el número inmenso de los niños a quienes se impide nacer.

Haz que quienes creen en Tu Hijo, sepan anunciar con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.

Alcánzales la gracia de acogerlos como don siempre nuevo, la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia, para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad, la civilización de la verdad y el amor para alabanza y gloria de Dios Creador y amante de la Vida.

Juan Pablo II