"El Currito"

n todas las instalaciones con las que nuestra Hermandad ha dispuesto para el desarrollo de su vida diaria (seis en total), se ha contado con un lugar donde poder tomar un refrigerio. Este lugar siempre se ha conocido con el peculiar nombre de "El Currito". El origen de tal denominación surge en las primeras dependencias con las que la Hermandad contó en el Patronato Católico Ntra. Sra. De la Merced, lugar de nuestra fundación, donde la Hermandad hacía uso de una pequeña habitación en planta baja, además de la Capilla -que se hallaba en la planta superior- y el bar (por llamarlo de alguna forma) que se encontraba aprovechando el hueco de la escalera.
MAS INFORMACION');" onmouseout="return nd();" href="#">
Y ocurría que los Hermanos que querían tomarse "un vaso", excusaban su escapada diciendo "voy al Currito", que era el sobrenombre cariñoso aplicado a la imagen del Niño Jesús que se veneraba en la Capilla de la primera planta. Evidentemente, el peregrinar no llegaba más allá del hueco de la escalera. Y así fue que, a costa de las incumplidas visitas al Niño Jesús, ese tierno apelativo se traslado a la zona del bar, y así se ha mantenido hasta nuestros días.